Reingenieria: una nueva herramienta llamada infotecnologia

La reingeniería de una organización, o BPR (Business Process Reeingeniering), ha sido definida de diferentes formas. Por ofrecer algunas de las más extendidas, podemos decir que consiste en un “análisis y diseño de los flujos de trabajo y procesos dentro y entre organizaciones” (T. H. Davenport), o la “reconsideración, reestructuración y racionalización de las estructuras de negocio, procesos, métodos de trabajo, gestión de sistemas y relaciones externas, a través de los cuales creamos y distribuimos valor…” (R.Talwar).

En definitiva, la reingeniería exige una revisión constante de las fortalezas y debilidades de la empresa y el planteamiento de “esas” preguntas difíciles que nos permiten afrontar los cambios que hacen mejor a la organización.

Podemos decir que el padre de la reingeniería es Hammer, que siendo profesor del MIT,  y en un artículo publicado en Harvard Business Review y más tarde en su libro, “Reingeniería de empresas: un manifiesto para la revolución de los negocios” defendía la idea que los esfuerzos de una organización deben centrase en aquellas actividades que aportasen valor a sus clientes; las que no deben eliminarse o reducirlas al mínimo posible. Más tarde, James Champy se le une para formar el tándem responsable de su difusión global.

La infotecnología, nos dice Hammer, es la herramienta básica de la Reingeniería de Procesos más actual, que relega a un segundo plano las tradicionales herramientas empleadas hasta ahora.

Consiste en explorar las nuevas capacidades que la tecnología de la información nos ofrece para conseguir nuevos objetivos. Es una cultura de trabajo definida por un grupo de sofisticadas herramientas de navegación para la búsqueda, la revisión y el procesamiento de la información en su formato digital.

Pueden crear valor de dos formas diferentes:

·       Haciendo lo mismo que antes pero aprovechando la potencia de la herramienta informática. Acortando plazos y reduciendo costes.

·       Haciendo cosas que nuestros competidores no saben o no pueden hacer. Por ejemplo, fomentar la interconexión con proveedores y clientes para entrar en modelos de trabajo cooperativo.



Artículo realizado por: Javier Espina Hellín CEO QLC SLP